ANA JIMÉNEZ deja la disciplina marteña

“Con esta carta quiero hacer pública de forma oficial mi dimisión como entrenadora del Martos FSF.

Acepté un nuevo proyecto dejando atrás otros, porque este club ha sido mi casa. Al escuchar su llamada no dudé en ayudar y estar a su disposición. Cuando empecé mi esperanza era máxima. Un nuevo reto lleno de ilusiones, motivaciones, aprendizajes… para poder competir en liga nacional (objetivo que el equipo llevaba luchando desde hace tiempo), para llegar a conseguir el objetivo de la permanencia y luchar por estar lo más arriba posible. Comenzamos la temporada de manera irregular (por motivos vacacionales de la plantilla, ya que la planificación se adelantó por motivos de calendario) pero supimos reponernos como conjunto, convertir nuestra casa en un fortín era un objetivo importante, superar los problemas profesionales con ayuda del filial.

Después de una serie de reuniones entre la plantilla y cuerpo técnico, de aceptar un régimen interno y unas normas, me he encontrado con multitud de problemas, pero en las últimas semanas ha fallado lo más importante, el respeto al conjunto. Lo que hace que mi esperanza e ilusión se esfume.

Sigo creyendo que este equipo tiene muchas posibilidades de seguir creciendo y llegar al objetivo inicial. Por esa razón, he decidido tomar mi decisión en este momento, cuando el Martos FSF está a un punto de la salvación y falta 1 jornada para acabar la primera vuelta del campeonato. Considero que continuar con la actitud y aptitud de las últimas semanas y jugar los partidos con esa crispación no ayuda al equipo.

El fútbol sala es muy cambiante y ante situaciones adversas solemos ser los entrenadores los grandes perjudicados. En este caso concreto, he decidido desligarme de una situación que me incomoda y no me satisface.

Para finalizar, agradezco el respeto recibido por el club, así como el apoyo de parte de la plantilla.”

 

Be the first to comment

Deja un comentario